AUTOBRONCEADO CON DHA.

El bronceado DHA es un sistema 100% natural de bronceado sin sol y sin UVA, totalmente inocuo para la piel, que permite obtener un bronceado espectacular e inmediato sin riesgos para la piel, en una única sesión de 15 min. Se trata del «bronceado con caña de azúcar» o DHA.

La pulverización es extra fina, casi vaporizada, y se posa suavemente sobre la piel logrando una óptima absorción que reacciona con las proteínas de la piel y genera un bronceado inmediato, que se intensifica progresivamente hasta alcanzar su máxima intensidad en 24 horas.

Sin efectos secundarios, sin contraindicaciones y con resultados visibles prácticamente de forma inmediata, en unas cuatro horas. La DHA reacciona en la capa más superficial de la piel produciendo una reacción natural que broncea la superficie de la piel sin necesidad de que se active el mecanismo de bronceado normal, la melanina. El color permanecerá en nuestro cuerpo durante unos siete días.

Portrait of smiling young woman in swimsuit laying on sandy beach

BRONCEADO POR  SOLARIUMS O RAYOS UVA.

Estos aparatos emiten fundamentalmente radiaciones UVA y en menor proporción radiaciones UVB.  Existen principalmente dos tipos de Solariums:

Solariums Horizontales (Camas). Permiten que el usuario descanse durante la sesión de bronceado en posición tumbada. Están completamente cerrados. Normalmente las sesiones suelen ser más largas pero también más cómodas.

Solariums Verticales (Cabinas verticales). El usuario está colocado en ellas de pie bronceándose de forma integral. Son semejantes a una ducha y suelen ser sesiones de 10 minutos pues a partir de ese tiempo se hace cansado estar de pie.

Recomendaciones básicas para tomar sesiones de Rayos UVA:

Antes de iniciar el bronceado:

  • El cliente deberá conocer su fototipo de piel y respetar los tiempos de bronceado recomendados para el mismo.
  • Eliminar cualquier producto cosmético de la piel; específicamente, perfumes y maquillajes.
  • No llevar puestos joyas u otros objetos metálicos ni lentillas.
  • No exponerse a radiaciones ultravioleta cuando se estén tomando medicamentos   y/o sustancias que aumenten la sensibilidad de la piel a la radiación UV por posibles reacciones de hipersensibilidad.
  • No exponerse a dosis mayores de las recomendadas, ni con una frecuencia de exposición inferior a 48 horas entre las dos primeras exposiciones.
  • Evitar la exposición de la zona genital a la radiación UV.
  • No exponerse a radiaciones ultravioleta el mismo día que se vaya a tomar el sol       en la playa, campo, etc.

Durante el bronceado:

  • Llevar siempre puestas las gafas de protección.
  • No entrar nunca mojado en el aparato de bronceado.
  • Parar el equipo si la temperatura corporal sube mucho.
  • Si se presenta enrojecimiento de la piel parar la sesión, dejar enfriar el cuerpo y reducir el tiempo de exposición a la radiación.

Después del bronceado:

  • Es recomendable hidratar la piel.
  • No exponerse nunca al sol.
  • Respetar el intervalo de 48 horas entre las dos primeras sesiones.

No hay comentarios