Hoy en día, el cáncer es una de las enfermedades más comunes entre la población. Cada año se diagnostican 162.000 nuevos casos en España. Cuando se detecta esta enfermedad en un paciente, cambia radicalmente su vida y la vida de las personas que le rodean.

Los pacientes oncológicos sometidos a tratamiento presentan afectación de la piel y los anejos cutáneos, lo cual supone una alteración estética importante, difícilmente aceptada por los pacientes.

Germaine de Capuccini aporta su granito de arena, con algunas recomendaciones para los pacientes que se sometan a tratamientos oncológicos. En esta nota de prensa te explicamos con detalle todo lo relacionado con este tema, para lo que además, si quisieras ampliar
información, podemos gestionarte declaraciones por parte de los responsables técnicos de la firma

¿En qué puede ayudar la profesional de la estética?
Existe un gran vacío en torno a las necesidades estéticas en estas situaciones y de los efectos psicológicos que esto produce durante los tratamientos de quimioterapia y radioterapia. Germaine de Capuccini, sensibilizado con esta problemática, forma a los profesionales de la estética para que puedan recomendar a las personas que se encuentran en esta situación delicada cual es la mejor forma de cuidar su piel.

La autoestima de los pacientes se ve menos afectada si su imagen cambia lo menos posible durante el proceso de su enfermedad.

Acudir al centro de estética lo antes posible ayudará a realizar una preparación previa de la piel para reducir los efectos secundarios cutáneos propios de los tratamientos oncológicos. Las indicaciones de la profesional repercutirán positivamente en su autoestima y estado de ánimo, haciendo que su forma de verse, de relacionarse con los demás y su actitud ante la enfermedad mejore.

Las alteraciones cutáneas más frecuentes relacionas con los tratamientos oncológicos son:

• Sensibilidad a la radiación solar.
• Sequedad extrema.
• Aparición de hiperpigmentaciones.
• Irritación – prurito.
• Palidez – coloración cetrina.

La profesional de la estética es una valiosa aliada que favorecerá la introducción de nuevos hábitos estéticos en personas sometidas a estos tratamientos.

Cuidados estéticos ANTES del tratamiento:

Se recomienda…

• Tratamientos hidratantes, nutritivos y oxigenantes como nuestros tratamientos en cabina de Hydracure, Rojal Jelly, o Excel Therapy O2.
• Nutrir e hidratar profundamente las uñas.
• Realizar micropigmentación, siempre como mínimo un mes antes del comienzo
del tratamiento con quimioterapia.
No se recomienda…
• Usar esponjas que dañen la piel o exfoliaciones agresivas.
• Realizar baños de sol

Cuidados estéticos DURANTE el tratamiento:

Se recomienda…

• Es conveniente realizar un análisis de la piel.
• Trabajar siempre bajo las directrices del oncólogo.
• Tratar la piel con productos específicos hidratantes.
• Usar Factor de Protección Solar elevado.
• Mantener hidratada la tabla ungueal y respetar que la uña esté siempre corta.
• Se pueden realizar tratamientos relajantes que no introduzcan aceites esenciales dada su elevada biodisponibilidad cutánea.
• Limpieza del rostro en casa imprescindible dos veces al día.
No se recomienda…
• Tratamientos corporales o masajes, sólo previa la autorización del oncólogo.
• Usar cremas despigmentantes o perfumes directos sobre la piel.
• Exfoliaciones agresivas o limpiezas de cutis profundas.
• Drenaje linfático, salvo en caso de “linfedema” y con la autorización del oncólogo.
• Cortar cutículas. Usar uñas postizas. Maquillar las uñas, salvo en el caso de esmaltes específicos.
• Autobronceador, micropigmentaciones, tatuajes.
• Maquillar pestañas o utilizar pestañas postizas
• Realizar tratamientos 24 horas antes de la radioterapia (absorción) y de la
quimioterapia (reactividad cruzada).

Cuidados estéticos DESPUÉS el tratamiento:

Una vez finalizado el tratamiento se recomienda dejar pasar un mes y medio aproximadamente, siempre bajo criterio médico, para volver a realizar tratamientos faciales y corporales más específicos e intensos.
Es necesario respetar ese tiempo, ya que tenemos que cerciorarnos de que el cuerpo elimine la medicación adecuadamente. Es recomendable realizar un nuevo análisis de piel para adaptar los cosméticos a las nuevas necesidades.
En el caso de haberse sometido a radioterapia es fácil que quede un daño residual en la zona tratada que se manifiesta con alteraciones pigmentarias, telangiectasias, piel más fina y sensible…
Estas alteraciones pueden resolverse con tratamientos como luz pulsada intensa, láser neodimio o terapia fotodinámica.
Testimonios reales de participantes en los talleres “Ponte guapa, te sentirás mejor” de la Fundación Stanpa, evidencian el papel fundamental que juega la autoestima para afrontar con más fuerza el día a día.

 

 

Más Info: Inhouse Smart Communication – Germaine de Capuccini

 

 

 

No hay comentarios