MÉDICO-ESTÉTICA: El peeling químico

El peeling químico médico consiste en la eliminación de distintas capas de la epidermis mediante la aplicación de un agente químico, con la finalidad de producir una renovación de las capas superficiales de la piel. Según el tipo de ácido utilizado, tiene un efecto tardío de regeneración de la piel, renovando la matriz dérmica y dejándola sin determinados defectos estéticos como envejecimiento facial debido a la exposición solar, manchas, acné, queratosis, flacidez cutánea, pequeñas arrugas, estrías, cicatrices, poros abiertos.

Depende del objetivo que queramos conseguir o del problema que tenga la piel podemos utilizar estos tipos de ácidos: ácidos glicólico, tricloracético, mandélico, fenol, salicílico y kójico, aunque la elección de estos ácidos dependerá del juicio del médico y del objetivo del tratamiento.

peelingquimico_styloprofesional

Podemos diferenciar tres tipos de peeling según la profundidad de su efecto:

Peeling superficial

Aporta uniformidad al tono de la piel y un aspecto más joven y saludable, cierra los poros, atenúa las cicatrices originadas por el acné y las arrugas finas. También ayuda a controlar el acné, las foliculitis y las secreciones sebáceas.

Peeling medio

Actúa sobre las arrugas finas y medias, controla las manchas producidas por el sol y está indicado en el caso de envejecimiento solar o senil. Se suele emplear mucho como complemento de muchos tratamientos como la microdermoabrasión, lifting o radiofrecuencia.

Peeling profundo

Actúa sobre las arrugas superficiales, medias y profundas, eliminar manchas solares y queratosis, obteniéndose unos resultados espectaculares. Debido a su profundidad podemos hablar de una retracción de la piel, lo que ayuda a mejorar notablemente los problemas de flaccidez.